domingo, 15 de agosto de 2010

Yo soy más de Tomás Gómez

No milito en las filas del PSOE (alguna vez lo he votado, allá por los 80). No tengo, pues, arte ni parte en las elecciones primarias que van a celebrar. Pero obligado a escuchar y ver noticias sobre la batalla de Madrid, mi segunda-primera ciudad, que ya ha sido puesta en maqueta por el alto estado mayor de Blanco, Pajín, Zapatero y todo el museo de cera, tengo algún derecho a opinar. Votaría a Tomás Gómez, aquel alcalde de Parla (les juro que Parla era solo un topónimo antes de que él lo levantara, lo comprobé cuando fui visitar a la tía Pilar de Pradosegar, recogida allí con sus 100 años a cuestas), un tío que levanta pesas de 100 kilos, sí, sí, 100, y sabe esquivar los navajazos que le trazan desde el aparato. Solo por eso ya lo votaría, que lo demás, lo de las estadísticas, las posibilidades y toda la mandanga de la política, me tiene sin cuidado. Parla es hoy un lugar habitable del sur de Madrid, aunque no todo se lo deban a Tomás Gómez, todo hay que decirlo. Pero estos alcaldes que se dejan el pellejo en su pueblo o en su ciudad me parecen gente de bien. En honor de este hombre solo ante el peligro, inauguro hoy una nueva etiqueta que voy a titular Pie forzado. Mis disculpas a los reporteros gráficos pirateados. Siempre los citaré.

-¿Y dices que era alcalde de Parla? ¿Pero de Parla, Parla? Yo es que me descojono.

(Foto de CLAUDIO ÁLVAREZ.- El País, 13 de agosto de 2010)

1 comentarios:

jmrwinthuysen dijo...

Suspicacia: ¿esto de las primarias forzadas no será una estrategia mercadotécnica para que nos empapemos de la personalidad de esos precandidatos en graciosa disputa?
Acuerdo: entre 1987 y 1990 hice treinta y seis horas semanales de guardias de urgencia en Parla (no existía el hospital de Getafe y todo moribundo llegaba a ese centro a menudo desbordado). Resumen: un submundo de yonkis, delincuentes, polis con los que convenía encontrar puntos de acuerdo (ocuparse con cariño de las trabajadoras de ciertos clubs que protegían, por ejemplo), casas con los portales arrancados... No he vuelto desde hace mucho, pero el que civilizó eso no ha de ser muy distinto del protagonista de "My darling Clementine".
J.

Publicar un comentario