viernes, 28 de octubre de 2011

Niño rico / niña pobre

¿Recuerdan aquella campaña del preservativo? Salía un profe con bigotito preconstitucional metiendo mano en las bolsas de gimnasio de los estudiantes y en una de ellas encontraba un condón. Reunía a los chicos y chicas y preguntaba justiciero ¿de quién es esto? Y ellos, correctos y fuenteovejunos, respondían coralmente mío, mío, mío… en defensa de su derecho a la intimidad, hasta dejar abochornado al profe. Fue una ocurrencia de la ministra Matilde Fernández. Por aquellos días, yo era profesor sin bigotito  de instituto y me sentí ridículo con la lectura que los consumidores de publicidad podían hacer de nuestro papel. Llegué a proponer, incluso, alguna acción judicial contra la ministra, pero mis compañeros de sindicato no me secundaron. (Estábamos muy cansados de las gansadas que el nuevo currículo de la ESO nos estaba imponiendo, por ejemplo con aquello de los conocimientos, los procedimientos y las actitudes para evaluar a los alumnos. Los había que no merecían otra calificación  que la que don Jesús Sánchez Reyes arrojaba sobre alguno de nosotros cuando entonces: cero patatero, sentenciaba ante una  ecuación mal resuelta, y a otra cosa. Protestamos contra aquella ordinariez  del póntelo pónselo y nos llamaron de todo.


Vuelven los socialistas a desacreditar el mundo de la educación con motivo de la campaña para las elecciones generales del 20N. Una vez más hacen que nos sintamos incómodos los profesores, por lo menos algunos. Ahora en el anuncio sale un niño rico hijoputín, acompañado por su tata (ya sé que ahora no se dice así, pero cuando yo, sí), imaginando un futuro en el que la niña pobreperohonrada cuidara de los hijoputines de él y así generación tras generación.
Niño rico / niña pobre = enseñanza privada / enseñanza pública.
Para quien ha pasado (es mi caso) por la enseñanza privada de academia de barrio, a ver si decís en casa que tienen que venir a pagar antes del viernes, por la enseñanza privada de élite en puestos de dirección, por la concertada y por la pública, es decir, por todas las modalidades posibles, esta nueva perla de los creativos del PSOE es otra muestra más de qué es la educación para los sectarios: un arma de confrontación. Menos mal que esta vez hay contestación en el seno del partido, me consta. La enseñanza es un mundo desconocido, por desgracia, a pesar de tanta intervención de padres, alumnos, profesores, personal no docente, agentes sociales y otras especies. En los centros hay de todo. En mi instituto tuve como alumnos, en la misma aula, a la hija de un embajador, al hijo de un ilustre periodista, al hijo de una señora que tuvo que ponerse a asistir cuando la anterior crisis llevó al paro a su marido, al hijo del portero de mi casa, a los hijos de un catedrático de Economía vecino mío, ¿sigo? Hoy son profesores, empresarios, vendedores de coches, catedráticos, camareros, algunos marginales. Y en el colegio de élite del que fui director tuve como alumnos a chicos y chicas que eran hijos de constructores, diplomáticos, pequeños empresarios que se estrechaban el cinturón, familias que habían pedido una beca. Aquellos estudiantes hoy son médicos, periodistas famosos, don nadies perdidos en el mundo de la droga, campeones de gimnasia, escritores, actores. Yo fui en Ávila niño de escuela pública, pero con tata. Mi hijo fue niño de colegio privado pero sin tata. Mi nieta es niña de colegio concertado, unas veces con tata y otras sin ella. Ni al abuelo, ni al hijo ni a la nieta se nos habría ocurrido jamás imaginar un futuro como lo hace el hijoputín.
Retiren el anuncio. Tengan un poco de decencia. Respétennos por una vez. Y a los padres del niño que hace de hijoputín y a los de la niña que hace de niña pobre pero encantadora, ¿no les da vergüenza embarcar a sus hijos en esta publicidad? Quiero imaginar, en su descargo, que los padres del actor llevan a su hijo al colegio público del barrio y los de la niña, a un colegio de mucho pago.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial tu comentario sobre este video (me encanta lo de hijoputín)de todas formas es triste pero creo que saben muy bien a quién va dirigido, ese para mí es el verdadero problema que todavía haya personas a las que se les puede manipular de esta forma tan miserable.

Publicar un comentario