viernes, 14 de diciembre de 2012

Caféconversoyprosa / 1-3


La tertulia de Caldeandrín ha sido bautizada con el nombre ambiguo de CAFÉCONVERSOY PROSA.
 
Lo de CAFÉCONVERSO lo trajo la escritora Mayda Anias de Las Tunas (Cuba), donde pastoreaba una reunión homónima de poetas. Lo de YPROSA es un añadido mío para que los contertulios e invitados no se consideren habitantes de ningún Parnaso. Conversamos una vez al mes, sin fecha fija, sobre literatura, aunque a veces nos despeñemos sin querer  por otros precipicios. Padecemos de alguna adicción añadida: buen café o agua, a elegir, y alguna pizca de chocolate negro. Hemos inaugurado en octubre. En noviembre, abordamos el tema del microrrelato como nuevo género literario. Y ayer, doce del doce de dos mil doce, tuvimos en la librería al escritor Juan Gracia Arméndáriz, que había venido a Ávila para participar en el Club de Lectura que mantiene María José Bruña en la Escuela de Turismo de la Universidad de Salamanca en Ávila. Los participantes en el club habían estado leyendo Piel roja, obra a la que ya me he referido en este blog. La presencia de Gracia Armendáriz en CALDEANDRÍN ha sido posible gracias a Juan Martínez de las Rivas, cofundador de la tertulia con Luis Represa. María José Bruña se asomó por la tertulia, pero el inexcusable espíritu viajero no le permitió quedarse. Otra vez será.
 

 
Gracia Armendáriz es persona y escritor de lujo: preciso en sus juicios, contenido en la expresión, siempre dispuesto a admitir y prodigar humor, sin dobleces ni los remilgos frecuentes en un  autor reconocido. La jornada, en fin, inolvidable para nuestra pequeña historia.

En enero, la tertulia recibirá como invitados a dos jovencísimos autores de Ávila. Por ahora no se dice nada más, ya habrá tiempo. Y para la de febrero, Luis Represa ha propuesto tratar de esos libros estupendos que hemos leído, pero que no han conseguido el reconocimiento de crítica y público que se merecían. No vale hablar de los propios, se advierte.
 

 

1 comentarios:

Anónimo dijo...

El placer fue mutuo, Jesús, Mayda; vuestros libros abrigan. Un fuerte abrazo.
Juan Gracia Armendáriz

Publicar un comentario