domingo, 7 de julio de 2013

Mujer amamantando en la piscina: alma mater

O sea, madre nutricia.


La costumbre de amamantar a las crías es muy natural y está muy bien, pero de ahí a que la madre le dé la teta al bebé en la piscina media un abismo. ¡Dónde se ha visto! En la piscina puede uno sonarse la nariz con la excusa de respirar mejor, soltar la capa de crema para crear veladuras multicolores en la superficie, resoplar las babas mientras se ganan metros practicando el crol, abrir las piernas en compás con disimulo para que llueva oro, dejar la pelambrera que la alopecia impone; pero dar el pecho al bebé, ¡qué falta de higiene! y, además, aquí está prohibido comer y dar de comer, señora, así que no me obligue a llamar a seguridad, si usted quiere puede bajar a vestuario y allí lo amamanta usted, además esto es una indecencia, otra cosa sería que se bañara sin lo de arriba como aquella chica de la tumbona, que eso no está prohibido por el reglamento, pero así por conveniencia no, además no se pueden hacer consumiciones de ningún producto que no se haya adquirido en la cafetería en el caso de que usted optara por darle al niño el pecho allí, que ya le he dicho que no es posible y luego está lo de la contaminación del medio ambiente, se le puede derramar leche en el agua y pegarles a los demás cualquier cosa. Así que no insista y, si tiene alguna queja, diríjase a la concejalía de consumo y medio ambiente, que yo soy un mandao, ¡leche!

2 comentarios:

La Flaca dijo...

Aquí por hacer cumplir los reglamentos, lo que sea. Me acuerdo de cierto turista queriendo acercarse a una plaza en La Habana para leer la inscripción en la base de una escultura; el policía que no y él que por qué, hasta que el poli le dice "Hoy no se puede leer, venga mañana".

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

Un saludo Amigo.

Eso me hace recordar a la ley que existe en EE.UU y que tiene su castigo para las mujeres que dan de mamar a sus hijos en público, como si un bebé considerara tal situación ante su eminente necesidad de alimento. Es de estúpidos que se siga con lo mismo en estos casos que demuestran que este mundo sigue siendo mojigato y ve ese gesto como parte del erotismo femenino. Dicen que 12.000 mujeres y madres son detenidas por esto en ese país de tantas libertades. Y
parafraseando a "La Flaca" se podría decir al bebé algo así: Déjalo para mañana.

Un abrazo.

Publicar un comentario