lunes, 24 de mayo de 2010

Lienzo Norte: contenedor cultural

El joven concejal de Juventud tiritaba aquella mañana de fiesta en Vallespín, frente a San Esteban, abrazado al pendón secular y esperando que de una puñetera vez sacaran a San Segundo de la ermita. Sacar el santo y ponerse a granizar fue todo uno. El grupo Urdimbre hizo el último tramo de la procesión inventándose una danza a la carrera, y al Obispo se le veía soñando con una diócesis que celebrara la fiesta del patrón a mediados de julio.
A lo que vamos. A mí el concejal de Juventud me cayó bien, bromeando allí con los maceros mientras tiritaba sobre los adoquines. He estado un día en la oficina que tiene en Pla y Deniel a recoger unas entradas. No me las dieron porque no tenía la edad adecuada pero, eso sí, fueron muy amables. A lo que vamos, decía. Que un concejal que tirita y bromea sonriente es muy de admirar en estos tiempos de envaramiento. Pero hete aquí (esta expresión está algo anticuada, lo reconcozco, la sustituiré): pero oyes, que el otro día me sale en Diario de Ávila con no sé que del Lienzo Norte y se refiere a él como "contenedor cultural". Se me cayó el alma a los pies, oyes. No podía ser que en tan pocos días el concejal se hubiera envarado.
Esta manía mía de andar siempre con la gramática y el diccionario a vueltas me va a traer un disgusto cualquier día. "Contenedor. 1. Embalaje metálico grande y recuperable...". No, esto no es. "2. Recipiente amplio para depositar residuos diversos". ¡No me puedo creer que el Concejal haya tenido en la cabeza esta segunda acepción! No puede ser que se haya atrevido a calificar de residuos la actuación de la tonadillera-chorizo, o los corridos étnicos de aquellos mexicanos. Con lo importante que está siendo lo que él califica de "contenedor cultural", con sus ferias de artículos de rebajas, sus primeras comuniones, las tapas y las gogós del Benja en las noches del verano y los ejerciciós espirituales masivos. Un poco más de respeto, mi joven Concejal, para este espacio multi-uso que ha venido a ponernos en la modernidad.
Que conste que tengo las entradas para el concierto de Serrat. Me gustan los poetas que ya siempre escriben el mismo poema y los cantantes que van perdiendo la voz poco a poco con estilo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué tomadura de pelo para todos los abulenses el palacio de exposiciones....lo que noto es poca crítica ,la gente tan contenta , en verano sentados en la terraza y diciendo que la vista es maravillosa....(que sí que lo es pero para disfrutarla no era necesario el palacio y la perspectiva de la muralla desde lejos se la han cargado).¿De verdad que se celebran comuniones?
En fín cada día estoy más convencida de tener lo que nos merecemos.
!suerte poder ver a Serrat!
Enhorabuena por tus crónicas de la infancia son una delicia.

Publicar un comentario