martes, 4 de enero de 2011

Jacinto Herrero y Muñoz Quirós

Estábamos al final de la presentación del libro de Adolfo Yáñez, Heterodoxos y olvidados, del cual escribiré en breve, cuando José Luis Gutiérrez Robledo pidió la palabra no para hablar del libro, como era de esperar, sino para proponernos que firmáramos folios solicitando el Premio de las Letras de Castilla y León para el poeta Jacinto Herrero. El manifiesto que precedió al reparto de los folios parecía convincente, de hecho lo era, sobre todo para quien ignorara que la petición se ponía en marcha versus otra poeta al que pocos días antes el Pleno de la Junta de Gobierno Local había respaldado unánimente para el mismo premio: José María Muñoz Quirós. Estaba yo en Cuba por esos días en que saltó la noticia; así que interpreté la propuesta de Gutiérrez Robledo como un deseo de llegar a tiempo de un reconocimiento en vida, por supuesto relacionado con la calidad de la obra literaria, que reconozco. No retireré, pues, mi firma de aquella petición del pasado día 29. A la vista del manejo que unos y otros están haciendo de esta controversia inventada, en la que ninguno de los escritores toma parte, advierto de que no me gusta que me manipulen. En los foros, el que más y el que menos está echando su cuarto a espadas inclinándose por uno o por otro; pero nadie escribe un solo argumento de línea y media que tenga que ver con la literatura. Los del Diocesano, la mayoría, recuerdan a Jacinto como un buen profesor (¡menudo argumento!), y pienso en don Antonio Machado, buen poeta y catedrático mediocre: lo de profesor y poeta no entra necesiaramente en el mismo lote, aunque en el caso de Jacinto se haya cumplido. Y los miembros de la Junta de Gobierno evocan en Muñoz Quirós "su larga y fructífera trayectoria" en la gestión cultural y "su voz autorizada a la cabeza de las letras de Castilla y León": puro politiqués. Comprendo que no es fácil construir razonamientos que, en este caso, deberían haber pertenecido al campo de la crítica para sustentar las propuestas, tanto la una como la otra, pero es cuestión de trabajar un poco y de asesorarse; en cualquier caso, de algo más que echar a volar las campanas sin saberse los toques.

Hay un fondo de caciqueo y miseria en todo este asunto que me desagrada profundamente.

12 comentarios:

jmrwinthuysen dijo...

Te veo muy centrado, Jesús, y supongo que aciertas al entrever asuntos extrapoéticos en este enredo de Muñoz Quirós y Herrero, pero dudo (para empezar): ¿debe el Ayuntamiento de Ávila señalar poetas dilectos, méritos líricos y machos alfa literarios, o sería preferible que se limitase a seguir triunfando en el mundo de las rotondas funerarias, ciclísticas y de verracos falsos, y las retransmisiones deportivas, con pantallas gigantes y chiringuitos, en el casco histórico?
Juan Martínez de las Rivas

Andrín dijo...

Pues claro, que a eso es a lo que debía dedicarse el Ayuntamineto: al urbanismo, a la urbanidad, a la urbe... a promover el derribo del Moneo. Y dejar que otros, mejor si proceden de lo privado, propongan quién debe ser distinguido y entrar en el Parnaso, que ellos ya tienen las comisiones de servicio y los puestos de libre designación para coronar de laurel a los suyos. No lo quieran todo.

jmrwinthuysen dijo...

Entonces déjame que te envíe una segunda pregunta al consultorio: ¿No late bajo este embrollo castellanoleonés, entre otros asuntos extrapoéticos,un potencialmente interesante debate de la oficialidad y la marginalidad culturales, y de los currículos artísticos y de los engranajes premiantes, que sería saludable avivar?
Juan

Andrín dijo...

Apocalípticos e integrados. La dicotomía que inventó Umberto Eco no ha dejado de estar vigente. Algunos fenómenos "políticos", como la configuración del estado autonómico y la emergencia poderosa de lo provincial y municipal (lo aldeano, en fin), han multiplicado la cultura ficticia y están llenando el mapa de parnasos, parnasillos, escalafones, coronas y flores naturales, homenajes... qué sé yo. Claro que merece la pena reavivar el debate, pero van a llovernos las bofetadas, advierto.

jmrwinthuysen dijo...

Bueno, algo te he sacado con el sacacorchos... Pero si quieres no pincho más y dejamos este caso... Después de todo, tú eres el que se trabaja este tablón-e y yo sólo vengo a provocarte con mis notas y mis chinchetas... Está feo ese parasitismo incordiante. Aunque también podríamos escribir a dos cabezas un manifiesto...,lo siempre dicho y nunca escrito, la remonda..., tanto intelectual que no da un ruido (como se dice en este pueblo)... ¿sonríes? (Vaya, me está saliendo un comentario con más puntos suspensivos que las novelas de Celine). Y si no se nos ocurre nada podemos consultar el catálogo de acciones culturales callejeras de CLOC... A todo esto, no creas que no he leído las hermosuras de Pradosegar, pero es que sigo apalancado aquí, en la chincheta anterior. Si reflexionas, ¿cuándo antes hubo tanto revuelo en la poesía abulense?
Con afecto,
Juan

Andrín dijo...

Te recuerdo, querido Juan, que hay un manifiesto redactado desde hace tiempo, a la espera de retoques y de ver si suscita adhesiones. Y si no las hay, pues tú y yo. Cuando encontremos un rato.

jmrwinthuysen dijo...

¡Andá, el manifiesto! Mañana jueves mismo podríamos buscar un día para verlo. ¿Te hace en la Cámara a eso de las siete y media? No hace falta que contestes. Estaré.
J.

José Luis Gutiérrez Robledo dijo...

Estimado Jesús: No soy muy amigo de puntualizaciones, pero veo ahora tu blog y me gustaría recordarte que previamente solicité al acto solicité la venia de Adolfo Yáñez y que ni hablé de la otra candidatura, ni escondí el hecho. Dije que me acababa de enterar de la candidatura y que apoyaba tal propuesta por considerar que la obra de Jacinto merecía ese Premio de las Letras (y otros muchos que no le han dado) y lo merecía no por ser Jacinto un muy buen profesor, qué lo fue, ni por su larga vida, que espero sea mucho más larga, lo merecía por ser los suyos unos versos precisos y hermosos, de reconocida calidad. Una obra ya escrita en el tiempo, que nos perdurará, como repetidas veces he escrito.
Señalé claramente que ni era el promotor de la iniciativa, ni el momento de lanzar la propuesta me parecía el apropiado, ya que podía dar lugar a malentendidos. Me sumaba a la propuesta sin descalificar la obra de nadie, pedí el apoyo de los asistentes, pero entendiendo que las adhesiones servirían para dejar constancia de que algunos valorábamos la honesta trayectoria literaria de Jacinto Herrero. Adelanté también que pocas esperanzas tengo en el fallo de unos jurados que suelen fallar, y añado ahora que en los mentideros ya se dice que el premio toca este año a un novelista del Duero.
Me da la impresión que el loco revuelo localista que se ha levantado, te ha hecho entender a toro pasado que yo dije lo que ni dije ni pienso. Que otros defiendan sus razones, yo únicamente traté de lo que conozco, valoró, agradezco y me interesa: de la obra poética de Jacinto Herrero.
Un cordial saludo.
José Luis Gutiérrez Robledo

La Flaca dijo...

Si la cosa está clarísima. Y ya se ven los primeros goterones de las lluvias pronosticadas. Lo interesante sería que pudiésemos leer algo más de eso que llaman "El Manifiesto". ¿Qué es? ¿Se sale de los muros de esta Ávila accesible, quiero decir, del Ayuntamiento, la Diputación, la Junta?
Por favor, que otros queremos enterarnos, no se quede el diálogo entre Andrín y jmrwinthuysen.

Jesús Arribas dijo...

Amigo José Luis:
Todo más claro, como tituló Salinas(ya que estamos en territorio de poetas). Gracias por tu comentario. En el fondo de mi artículo no había oposición alguna a Herrero ni a Quirós, sino a los débiles argumentos (a mi juicio) expuestos por unos y otros, ajenos a los méritos literarios, que deberían ser los únicos que primaran en este caso. Y en esas, te cruzaste tú con tu invitación bien intencionada: siento el desollón, de verdad. Me anuncias que este año le "toca" a un narrador del Duero. Pues ya ves por dónde andan las cosas del Parnaso regional, por el "toca", como el cuponazo de los viernes.
Un abrazo.
Jesús

Anónimo dijo...

Pues Jacinto Herrero ha muerto hoy,...

Anónimo dijo...

Quirós, todavía no, que yo sepa...

Publicar un comentario