viernes, 4 de marzo de 2011

Pasión viviente en Ávila

Hace ya mucho tiempo que Lesmes Andueza ha dejado de rezar, desconcertado con la indeferencia que Dios y el ser humano se profesan mutuamente, Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?, les leyó en clase el maestro Dámaso Alonso, una mañana que al profesor se le veía aburrido de tanto darle vueltas a la fragmentación lingüística de la Romania, que era con lo que se ganaba el sueldo, y desde entonces. Pero a Lesmes Andueza le ha quedado el formato y de vez en cuando dialoga consigo mismo convirtiendo a Dios en interlocutor para que le resulte más fácil y también porque sigue siendo cristiano, aunque erasmista de pensamiento y a la vez partidario de la antigua liturgia, un lío, vaya.
El caso es que hace dos semanas se enteró por la prensa de que en Ávila estaban planeando una pasión viviente que se iba a representar el Jueves y Viernes santos en el Rastro y algún escenario más. Y aprovechando que pasaba por el humilladero, charló un rato con el Cristo de los Ajusticiados, que es una de sus tallas favoritas porque siempre piensa ¿qué no habrá visto esta imagen?: No te dejes hacer eso, le recomendó, no dejes que te utilicen de reclamo turístico, que te pongan en el programa al lado de Ávila en tapas, las cazuelitas, las rondas de leyendas, las jornadas de las judías y el mercado medieval de Áureo, no permitas que cualquier actor aficionado pronuncie tus siete palabras colgado de una cruz que huela a barniz recién dado, ante turistas que acaban de zamparse un chuletón y avileses comiendo pipas, un poco de dignidad, Señor, que mira que esto del turismo religioso tiene sus límites y a la Junta de Semana Santa no se le pone nada por delante y al Ayuntamiento menos, ya has visto lo que hicieron el año pasado con el jardincito y las palmeras del cimorro, que los hosteleros con tal de servir cuatro cañas más y marchando cuatro de revolconas son capaces de todo, están buscando 40.000 euros para trajes y atrezo, que no los reúnan, Señor, recuerda lo bien que te salió cuando arreaste del templo a los mercaderes, y además ya ves cómo está la ciudad con su pasión viviente de parados, tiendas cerradas, empresas en fuga y bustamantes haciendo el chorra en el Carrefour y en el Lienzo Norte, mira a ver si das ya por abonado el huerto y haz algo para que esta primavera broten rosales de esperanza.
Lesmes Andueza se alegra de que los pasionarios no hayan encontrado los 40.000 euros, es así de insolidario, y de que Ávila se haya librado, ya veremos si por un año o por más tiempo, de una memez que no tiene la menor raíz y que hace buena la definición irreverente que daba Valle-Inclán de la religión de los españoles en Luces de bohemia, cuando le hacía decir a Max Estrella: Su religión es una chochez de viejas que disecan al gato cuando se les muere. Lesmes Andueza tiene un concepto más alto de la religión, pero para esta ocasión le vale así.

1 comentarios:

La Flaca dijo...

Lesmes, tienes razón; yo también, a mi manera, he rezado por cosas parecidas, pero mira qué oportunidad se han perdido Miguel Ángel y Agustín para la foto en el Diario, el comentario (ceñudo Miguel Ángel y con ojillos cemicerrados Agustín)en la ocho de Castilla y León y la reiteración a lo largo del día en la COPE. Da lo mismo lo de las tapas, las palmeritas dudando si extinguirse o esta pasión viviente. Lo importante es aportar un dato más a eso que llaman turismo para todos o qué se yo...

Publicar un comentario