domingo, 13 de marzo de 2011

Una peli de monjitas


SECUENCIA PRIMERA.

Señor comisario, que hay dos monjitas que quieren verlo. ¿Dos monjitas, qué quieren, no vendrán a pedir? No, señor comisario, vienen a poner una denuncia, pero dicen que quieren hablar con usted? Pues que pasen. Buenos días, hermanas, me pillan de milagro porque es domingo, ¿qué se les ofrece? Pues verá usted, señor comisario, dice la de más edad y parece también que con mayor autoridad, que nos han robado todo nuestro dinero de la celda donde lo teníamos mientras estábamos en misa.
¿Cuánto dinero? Pues calculamos que millón y medio. ¿Millón y medio de pesetas? No, de euros. El comisario, institivamente, se tienta la pistola por debajo de la mesa, por si acaso, aunque pronto se tranquiliza, esto va a ser una broma de la tele, piensa, pues se van a enterar. Oiga, hermana, ¿medio millón de auros en una celda?, pero ustedes no se han enterado de que hay bancos y cajas de ahorros, y luego está también Nueva Rumasa. ¡Uy!, quite, quite, buenas están las cajas, teníamos allí una parte y lo hemos sacado, no le digo más. Pero, ¿cómo tenían tanto dinero?, ¿ustedes a que se dedican?, ¿es que han vendido el convento? No, señor comisario, nuestro lema histórico es “Ora et labora” y la parte del “labora” la cumplimos con trabajos de restauración, y además aquí, la hermana Isabel pinta. ¿Restauración, alguna cadena de restaurantes? No, restauración de papel, encuadernación, dorado, todo eso, y ya le digo que aquí la hermana Isabel pinta. ¿Pinta qué? Pinta retratos. Al señor comisario se le ve echando cuentas mentalmente por encima y que no le salen. Vamos a ver, hermana, ¿me va usted a decir que de la encuadernación y de los cuadros han podido ahorrar millón y medio de euros, no estarán hinchando la cifra con vistas al seguro? No, señor comisario, en la poliza no hemos declarado el dinero. Pero el dinero ¿dicen ustedes que es legal?, lo tendrán declarado en Hacienda, ¿por qué no vienen a poner la denuncia acompañadas de su abogado? Al comisario se le nota que es de buena familia. La hermana Isabel, la pintora, acaba por fin de caer en la cuenta, y nunca mejor dicho. ¡Uy!, señor comisario, qué tontas estamos con lo del euro y la peseta, en realidad no es millón y medio, sino cuatrocientos mil como mucho. ¿Euros o pesetas? Las dos monjitas se miran para ponerse de acuerdo y se levantan mientras el comisario las examina por encima de las gafas, todavía sin saber bien si se trata de una broma. Discúlpenos, señor comisario, volveremos mañana con el abogado, o si no, mejor que venga él solo. El comisario llama al agente. Bermúdez, ordene que las sigan, a ver a dónde van esas ahora.

Para que luego se pregunten los espectadores de “Cine de barrio” de dónde sacaba la generación de Ozores las historias para sus películas de culto. Pues de la lectura de los periódicos.

2 comentarios:

kika... dijo...

Ahora ya no es un millón y medio. Ahora son 450.000, no vaya a ser que tantos "ahorrillos" sean delito fiscal...

besos
K

Ranita Azul dijo...

¡Qué bien lo tratas, <jesús!, me parto de risa con este monjeril asunto, porque tiene más historias para rato. Se pueden hacer más alrededor del asuntillos de los euros guardados con efectos especiales, apariciones milagrosas y todo eso, ¡ay!
¡Mi querida España...!
http://www.youtube.com/watch?v=SAfobv844Gw

Un beso amigo. Elisa

Publicar un comentario