domingo, 15 de mayo de 2011

Ávila la casa

(Foto de M. Anias)


Este blog, que va por las 8.000 visitas en poco más de un año, es más literario que otra cosa. Lo presenté en su día como acto expiatorio por los cientos, quizás miles, de ejercicios de redacción propuestos a mis alumnos a lo largo de los años de docencia, “para el lunes, me vais a traer una descripción detallada de vuestra habitación”, “¿ordenada o desordenada?”, ¿la habitación o la redacción?", "la habitación", “como os parezca mejor”, “yo no tengo habitación”, “pues describe la cocina”. El caso era que pensaran, ordenaran las ideas (la habitación no era cosa mía) y escribieran. El blog es ahora, cuando se me van borrando los nombres, algo así como un “ahora me toca a mí ”. La prosa breve de los artículos me mantiene en forma para actos de escritura mayores que llevan más tiempo y esfuerzo más continuado.
En ocasiones me asalta la duda de si debo escribir sobre política explicitamente, por lo desacreditada que está la actividad. No me gusta hacerlo, pero he encontrado un resquicio para justificar la excepción de hoy hace unas semanas en la Cubierta de Vistalegre, en Carabanchel (Madrid), el barrio de Rosendo y Manolito Gafotas. En aquel mitin de UPyD, al que asistí con amigos de Ávila, hablaron, solicitaron encendidamente la atención para el partido de Rosa Díez (todavía es el partido de Rosa Díez) escritores como Fernando Iwasaki, Álvaro Pombo y José Luis Alonso de Santos. Y en la memoria de todos estaba el apoyo del Nobel Vargas Llosa y del filósofo Sabater, ninguno de todos ellos, por cierto, necesitado de abrirse camino ni sospechoso de estar buscando la oportunidad a través de la política.
Esta tarde de domingo, mientras oigo música de Louis Armstrong & Ella Fitzgerald, me proclamo el mayor de todos los escritores que se mueven en la órbita de Unión Progreso y Democracia, el mayor en edad (lo he comprobado), aunque ocupe un lugar muy atrás en el escalafón, como ocupo un puesto en las listas para el Ayuntamiento de Ávila en el que no corro el menor peligro de ser elegido: voy el último por decisión propia. Para conseguirlo he tenido que pelearme con otro escritor y con un abogado, rivales temibles en estas primarias por la cola. Al final, ha primado el criterio de antigüedad, que tuve que esgrimir con coraje.



Hoy te pido el voto, así, con todo el morro, para mi partido. He colaborado en la definición del programa para Ávila (http://www.upyd.es/contenidos/ficheros/58065), he confeccionado el periódico de campaña y algún otro folleto, mantengo el blog del partido en Ávila (http://amigosdeupydavila.blogspot.com/), todo ello con la ayuda técnica de mi editora, que suple mi incapacidad para componer, maquetar y brujulear por los textos con alguna garantía de éxito: manazas que soy.
Y te pido el voto porque quiero que UPyD esté presente en las instituciones, más concretamente en el Ayuntamiento de Ávila, la ciudad en la que vivo y a la que quiero más moderna, menos envarada y solemne, más habitable, mejor comunicada, más rica, más culta; para la campaña he desempolvado aquella frase hermosa de Unamuno que resume un ideal de ciudad para vivir:

AVILA LA CASA.

Préstanos tu confianza por cuatro años. Vota útil. No te defraudaremos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

claro que si Jesus, que ganas no nos faltan y sobre todo algo que habiamos perdido en el camino...ILUSION¡¡¡¡ por cambiar las cosas, por que nuestra ciudad sea mas para todos los que vivimos en ella. MUCHO ANIMO¡¡¡

Anónimo dijo...

Igualmente estaba "desacreditada" mi lectura sobre política, hasta que llegó UPyD, cuyas noticias leo y releo en algunas ocasiones, para comprobar de nuevo que no estoy equivocada, que me gusta lo que leo, que es cierto, que hay otra opción. Ánimo.

Anónimo dijo...

Cuando contéis los votos obtenidos por UPyD, busca también el mío. Lo tendréis, pues me parecéis una alternativa a ese bipartidismo que tan descorazonados tiene hoy a los españoles. Por un lado, el PP, con dirigentes que recuerdan a los pavos reales por lo mucho y lo orgullosamente que en Ávila y en Castilla y León se exhiben (quizá para ocultar su inoperancia y su mediocridad). Por otro el PSOE, un partido fantasma entre nosotros, pues presentan candidaturas tan poquito creíbles... Lo dicho, buscad mi voto y seguid creciendo.

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

"Por todo el morro" pedías el voto para nuestro partido, sí, el nuestro y creo que lo hacías bien y no te has equivocado. Rosa Diez es una mujer muy válida en el panorama político de este país, sabiendo y conociendo lo que se nos ha ofrecido y hay, cómo despreciar o dudar de su formación social y política partiendo de la base que la yergue llena de seguridad para decir verdades y acertar, a pesar de 'las fieras' que rugen por ahí ante la fuerza y el tirón que tiene, cuando se dirige a "sus Señorías". Necesitamos a gente honrada en la cual confiar como ella y hoy más que nunca, cuando conoce el problema de su pueblo vasco.

Un abrazo buen amigo. Salud.

Australia Elisa.

Publicar un comentario