viernes, 23 de diciembre de 2011

Tulipa

Caldeandrín Ediciones ha presentado el pasado día 20 la novela de Mayda Anias titulada Tulipa, la novela cubana de una autora cubana.


La obra ya era conocida en Cuba porque una parte de la edición fue distribuida allí hace unos meses. En el Oriente cubano, Tulipa ha sido como el viejo daguerrotipo que muestra aquella imagen del pasado en la que posan los parientes a los que todavía puede ponerse nombre. Aquí, la recepción es distinta, porque la narración es percibida como un ejercicio que no deja respiro desde el primer párrafo hasta el final. Ese envidiable barroquismo del español en la pluma de los autores "americanos" le deja al lector sin aliento. El léxico, la fraseología, el registro coloquial-vulgar en boca de mambises y guajiros y, sobre todo, la riqueza sensual de la prosa son elementos embriagadores para quien se decide a sumergirse en la ciénaga con el protagonista, el alférez Primitivo Xiques, o a padecer el ciclón en Guayabal en compañía de Gloria Yaqui, las más señora de todas las putas, como diría Sabina.
"Tulipa" es el nombre de una ceiba gigantesca que lleva plantada en Amancio (Las Tunas) hace más de un siglo. Yo he estado allí. Imposible abrazarla. La ceiba gigantesca ha reventado la acera y la calle donde la plantaron y ha resistido guerras, revoluciones, pintadas de los comités de defensa de la revolución y periodos especiales, hasta terminar convirtiéndose en un símbolo de resistencia para la autora.
Tulipa le ha exigido a su autora una larga investigación para hacer verosímil hasta la obsesión una historia que transcurre en los últimos años de la colonia y en el primer tercio del siglo XX, en torno al central azucarero "Francisco", creado por los Rionda asturianos. El resultado es que en la novela ha surgido uno de esos mundos (Comala, Macondo) nacido desde la imaginación del creador, pero tan real que entra a formar parte del atlas literario del lector. No sé si Mayda Anias es consciente de lo alto que deja el listón para próximas entregas.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludo la publicación de este trabajo de Mayda. Espero compartir su lectura. Felicitaciones. César Huapaya, Lima - Perú.

Publicar un comentario