lunes, 23 de abril de 2012

Momentos irrepetibles / 1



El comunero, cabizbajo y con voz apenas perceptible, le respondió:
-Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a suceder.

0 comentarios:

Publicar un comentario