viernes, 27 de abril de 2012

Momentos irrepetibles / 2

Y cuando Caín le pidió explicaciones a Abel, ¿a ver por qué tus sacrificios van a ser mejores que los míos?, y se puso a arrearle con la quijada, Abel lleno de sensatez le contestó arrepentido:
Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir.

¡Y tanto!

0 comentarios:

Publicar un comentario