lunes, 2 de abril de 2012

San Juan y Amancio Prada en Segovia

La Semana de Música Sacra de Segovia llega en 2012 a celebrar su XXX edición. El próximo miércoles (santo), en la iglesia de San Juan de los Caballeros, Amancio Prada interpretará una vez más su versión ya clásica del Cántico espiritual, la cumbra poética de la poesía mística y amatoria del Siglo de Oro. Hace treinta y cinco años de su estreno y aquella música emocionante sigue tan viva como entonces. Estos días que preceden me preparo para el acontecimiento. Vuelvo a recorrer las majadas, los sotos y el otero buscando al Amado, en una lectura personal del texto que ha ido cambiando con los años. Ya no es el Cántico que expliqué tantas veces; ni el que me emocionaba cada vez que buscaba lo esencial en la poesía, lo último, lo que no permite una entrada más al interior. Ahora el Cántico es un poema imprescindible, música y letra que se ha implantado en la memoria como un mantra y deja su eco cuando menos lo esperas. Mi concepto de la religión ya no es nada sin la estética. Por eso, las "semanasantas de corneta, tambor y lágrima", ya sean de interés comarcal, provincial, nacional o cósmico, me parecen un chafarrinón, lo que no impide que las contemple con interés por otros motivos ajenos a la devoción.

Nota a pie de página.- He adquirido las entradas para "Amancio Prada y la Escolanía de Segovia" por Internet, a través de la Oficina de Turismo de Segovia. Por la gestión me han cobrado 54 céntimos, sin bancos ni bankias. Y estoy seguro de que no se va a suspender, como ha ocurrido en Ávila con el concierto de El Cigala (¿cuántas suspensiones en el último año?).  Menos mal que los Reyes me trajeron dos discos de este nazareno,  ¡ay, señor, qué cruz!

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Pongo aquí el comentario aunque no tenga nada que ver. Ha hablado usted en la Ser de "un casetón que levantó" el ayuntamiento junto a la fuente del Pradillo. No conozco la fecha de su construcción, pero no fue para "meter trastos", sino que eran lavaderos públicos.

Publicar un comentario