sábado, 26 de mayo de 2012

Siete entre cuatro

Siete entre cuatro es el nuevo título que nuestra editorial, Caldeandrín Ediciones, acaba de publicar. Después de darle muchas vueltas al posible título (se trata de cuatro autores y de siete relatos), nos inclinamos por lo obvio. Mayda Anias, la editora, "pues yo no lo veo claro", y yo "que sí mujer ya verás como pega". Y ha pegado. La foto de portada, espléndida, es suya. Esta tomada una mañana de la Navidad de 2010 en la calle Mercaderes de la Habana y contiene más significado del que aparenta. Dos relatos de Juan Martínez de las Rivas: El verbalista y El problema de la solución de los problemas, repletos de la mejor guasa literaria; dos relatos de Mayda Anias: Conejos en la pradera, una prosa deslumbrante sobre tema cubano y Hacedme merced de enviarme unos palominos, que fue galardonado con el premio en el XI Certamen Internacional de Relato Corto La Moraña en 2010; un relato de Míriam de Castro: Veintidós postales, que le augura una carrera literaria brillante (estén atentos); y otros dos míos: El festín del Quijote y La batalla temerosa, actos de venganza contra personajes que me vampirizaron, el primero en el periodo en que presidí la Sociedad Cervantina en Madrid, y el segundo en los años que dediqué a la investigación del tema de San Segundo de Ávila.
Presentamos el libro el martes pasado, rodeados de amigos y fieles seguidores. Gracias, gracias, gracias.
El libro ya está en las librerias de Ávila y, gracias a Santi Palacios, en las librerías de Madrid Sin Tarima (Príncipe 9) y La Fugitiva (Santa Isabel 7) y en la caseta 299 de la Feria del Libro que se inauguró ayer en Madrid.
Escribir este libro con Mayda, con Juan y con Míriam ha dado ocasión para demostrar que los autores no siempre se arrancan la piel a tiras entre sí y con los editores.
Estamos pensando en irnos a Cuba, a descansar unos días, es un decir, porque allí no hay quien pegue ojo hasta las cuatro de la mañana con la música, y a presentar la novela de Mayda, Tulipa, y Siete entre cuatro, en la Universidad Vladímir Ilich Lenin de Las Tunas, donde nos han invitado. Podía haber ocultado lo del Vladímir... y haber escrito Universidad de Las Tunas a secas, pero es que me me gusta a mí esto de sentarme en los orígenes en tiempo de epígonos. A lo mejor cuento la experiencia a la vuelta.

1 comentarios:

kika... dijo...

A mí lo de la Universidad Vladimir Ilich Lenin me encanta... y es verdad, tres artistas en buena convivencia, que llaman a una cuarta que encima hace que la obra quede impar...

Gracias, Jesús, por la oportunidad.

Un beso,
Kika

Publicar un comentario