lunes, 18 de noviembre de 2013

¿Dónde está el "San Juan de la Cruz" de Pablo Sansegundo?


El pasado 5 de noviembre, la Asociación Nacional de Pintores y Escultores homenajeaba a los socios que habían cumplido más de venticinco años en la asociación en un acto que se celebró en el centro cultural del Barrio del Pilar-Vaguada de Madrid. Un acto sencillo al que acompañaba una muestra artística en la que se exponía obra de cada uno de los artistas homenajeados. Dos pintores abulenses recibían el homenaje y participaban en la muestra: Eugenio López Berrrón, que llevó una vista de la Gran Vía madrileña originalísima y Pablo Sansegundo Castañeda.
Algunos amigos nos proponíamos llevar y acompañar a Sansegundo –ochenta y nueve años− y a su esposa Esperanza, ilusionados con el reconocimiento. Pero una recaída en su débil estado de salud hizo que estuviéramos alli sin ellos y que el pintor Juan Antonio Piedrahíta, su discípulo, tuviera que recoger el título en su nombre. A la vuelta, el maestro esperaba ansioso noticias del acto en el hospital. Vio fotos, escuchó grabaciones, preguntó por la gente y, como otras veces, contó historias de unos y de otros. Para la exposición, Piedrahíta había llevado por encargo de Sansegundo un espléndido autorretrato que destacaba en la galería por la calidad de texturas y la atmósfera velazqueña de la composición: una obra maestra.
Estoy trabajando con Pablo en su autobiografía. Su vida es rica en experiencias: discípulo predilecto de Chicharro, retratista y maestro de pintores, diplomático en Colombia y Venezuela, gestor cultural en los tiempos difíciles en que la cultura era una  de las pocas puertas que España tenía abiertas en el extranjero. Sus historias son deslumbrantes. A veces, mientras dicta ante la grabadora, me mira como obligándome a creer lo que parecería inverosímil si no viniera de alguien con una memoria prodigiosa y una mente lúcida a pesar de la edad. Dejaré aquí uno de los recuerdos que nos afecta a los avileses.
A mediados de los años 70, Sansegundo dona al Ayuntamiento el óleo con el tema de Santa Teresa que se colgó en la exposición promovida por el Consistorio en 2009 y que puede verse en la casa sonsistorial; y a la Diputación Provincial, un San Juan de la Cruz. Este último es  una obra magnífica, ¿o tendremos que decir que era? porque no queda rastro de ella, después de haber salido de allí sin que nadie sepa con qué destino. Desapareció, a pesar de sus dimensiones, que no facilitaban precisamente el traslado. ¿Dónde está?, ¿algún chalé?, ¿un despacho particular? De él queda recuerdo en una estampita que los carmelitas han comercializado, por cierto, sin pagar un céntimo por derechos de reproducción. La Diputación, agradecida, nombró a Sansegundo miembro de honor del Instituto Gran Duque de Alba (entonces se llamaba así). Yo he visto el diploma, pero mira por dónde, la Institución actual también ha perdido la memoria de aquel nombramiento y no lo reconoce porque no está en las actas. Ahora que la Diputación cumple 200 años, podía ocuparse de reparar aquel entuerto cometido con un artista avilés que no merece ser tan mal tratado. Sansegundo es un pintor excelente, que ama sin condiciones a esta ciudad.
Una pifia para otro capítulo de un posible libro que podía llevar el título de la etiqueta que acoge este artículo: «Ávila para perplejos». Ya saben: el cementerio musulmán, la Fábrica, el Moneo, el Ferrocarril, la Caja, ahora el San Juan, etc.

¿Dónde está el San Juan de Pablo Sansegundo?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ante todo un señor pintor...soy alejandro fui con ana milena a su apto en florida maestro. Y las horas que conversamos, y los cuadros que vi; fueron algo fantastico que nunca voy a olvidar.su vida sus anecdotas son simplemente exquisitas. Maestro donde quiera que se encuentre un saludo y un abrazo de alejandro

Anónimo dijo...

Mi correo es ospina567@gmail.com bueno maestro pablo san segundo DIOS lo bendiga.y saludos cordiales a su señora esposa. Alejandro.

Anónimo dijo...

Tengo un cuadro de este pintor datado en 1943
Tiene la curiosidad de estar pintado por ambas caras del lienzo
Si quiere mas datos este es mi contacto
luisruta@yahoo.es
Saludos

PROFESOR HUMBERTO OLIVEROS dijo...

Primeramente Señor Jesús Arribas, déjeme expresarle mi respeto y mi alegría al compartir la vivencia tan excepcional que es tener cerca a Don Pablo, quien fuera mi Maestro aquí en Maracaibo y de quien guardo con especial cariño un millar de hermosos recuerdos por su afabilidad, devoción y sencillez, la cual dispensó siempre con prodigalidad a todos los que le conocimos por estas tierras de Venezuela. Lamento mucho su partida, y más aun el no haber estado cerca de él en esos últimos días, así como el hecho de no poder expresarle a Doña Esperanza mi más sentido pésame, el cual quisiera hacerle llegar.
Quizás en un tiempo no muy lejano, me dedique yo, con mi muy humilde prosa, a relatar todas las vivencias que tuve al lado de Don Pablo, aunque nunca las publique, pero al menos creo que son tan exquisitas que bien vale la pena dedicarle un buen rato de la vida, pues seres como él no se dan en cualquier árbol.
Quisiera mantenerme en contacto con usted, por cuanto desde ya estoy saboreando la idea de leer esa autobiografía del maestro.
Sin más, quedo de usted.

Mi correo humberto.oliveros@fad.luz.edu.ve

Anónimo dijo...

//////////////////////////

Anita Velasquez dijo...

Soy gran amiga de su hija Mariel y hemos puesto a la venta parte de su gran legado, obras de su coleccion privada de gran importancia y belleza, cualquier informacion adicional nemoplaya@outlook.com

Emilio Galan dijo...

Fui un gran amigo de Pablo; pinto para mi un auto retrato de el. Me interesa conocer el valor monetario de dicho oleo.
Don Emilio Galan
Mi correo electronico es: Emilio.galan@hotmail.com

estejaramar64 dijo...

El maestro Pablo deja un legado muy fructifero de arte y belleza que no son de este mundo pero que dejo plasmado en todos aquellos que tuvimos el gran regalo de Dios de conocerlo. son cientos los estudiantes que tuvo como yo dedicados al oleo al retrato y a la plástica . Todos los que estuvimos cerca de el en algún momento de nuestra vida nos hubiera gustado darle un adios y decirle cuanto lo queremos y gracias por la semilla hermosa que planto en nuestros corazones y en nuestros pinceles. Pablo sigue viviendo en cada pincelada que damos. Que bueno que alguien me dijera como esta dona Esperanza y su hija Mariel. VIVA EL MAESTRO PABLO.

Publicar un comentario