sábado, 1 de marzo de 2014

Poder contra verdad / Verdad contra poder

Foto de Laura Fraile
Ávila, viernes 28 de febrero, nueve y media de la noche, cine Tomás Luis de Victoria. Se proyecta el documental Poder contra verdad de José Ramón Rebollada, que había sido presentado en la Seminci de Valladolid en 2013.

http://www.ultimocero.com/articulo/poder-contra-verdad-la-historia-derribo-que-no-deber%C3%ADa-haberse-producido

La sala está llena: unas 700 butacas, ¡setecientas personas viendo cine en estos tiempos!, y sin George Cloony ni Angelina Joli ni Pilar Bardem en el reparto, cuatro euros la entrada ¿A qué viene tanto interés por ver un documental con una duración de casi ochenta minutos, realizado con bajo presupuesto? La respuesta está en el mismo título: El poder político, ignorante y mostrenco contra la verdad contrastada de la defensa del patrimonio histórico por parte de la gente culta. Ni que decir tiene que ganó el poder, faltaría más, se van a enterar estos de lo que vale un peine, aquí se hace lo que yo digo.
Asistimos atónitos y conmovidos a una historia que todos los espectadores conocíamos, aunque no en sus detalles y desarrollo: la destrucción de La Fábrica, como la conocíamos en la ciudad, la Fábrica de Algodón levantada en el reinado de Carlos III, después Fábrica de Harinas y hoy, felizmente, convertidas sus ruinas en lugar de cita para el botellón de los adolescentes, que vuelven a casa de madrugada alucinados, eso sí, con el visto bueno de la autoridad competente, no vaya a ser que se nos escape un voto con cualquier prohibición, nosotros estamos para servir al ciudadano como no podía ser de otra manera.
Es una historia triste que avergüenza, más cuando todavía suenan en el documental y en la calle las voces de algunos próceres y adjuntos defendiendo aquella actuación siniestra. Rebollada, de Medina del Campo, y cuantos han intervenido en su equipo de realización, nos han dejado el ejemplo de que también se puede hacer algo brillante desde fuera de las institiciones, incluso frente a las instituciones. Gracias. Yo le habría puesto al documental el título de “Verdad contra poder”, que parece lo mismo aunque no lo sea, porque el poder destruyó La Fábrica, pero no ha podido acabar con la verdad.

0 comentarios:

Publicar un comentario